miércoles, 23 de septiembre de 2009

Inmemorial















Regreso
-anónima-
al movimiento que hace del domingo un sagrario
proscrita de lluvias por mojar pies de barro
reconociendo esta culpa
-de amarle-
Ahogo los gramos que pesan las noches cobardes
esas que sumergen chardonnay como tinta de soledad
vaciando las naves
las que escriben partidas, las que reinventan vacíos
instalándose por doquier en la penumbra.

Regreso
punto hilarante,
conductual suburbio de barcas sin playa.
Me acomodo en la ciudad de nadie,
la de desencuentros y chimeneas dormidas,
la de lluvia que moja oscuridad sin costumbre
…vagón de labios violeta 
succionando equipajes tardíos
al papel sin ruta,
sin bulevares que exhiban la imagen de espera.

Yo escucho su latir, donde silba el viento
… yo lo escucho, y duele donde la condena es cielo
-sin glorias-
donde el murmullo afirma intuiciones
de seguir reescribiendo el brillo en sus ojos
y reconocerme en los suyos.

Amar es cruzar aspas,
desmoronarse
reinventarse al regalo diario de un roce 
que envuelve sentidos.

Nadie dice que sea fácil…nadie,
sin embargo, 
es de usted el aire que besa mi nombre
de usted el silencio, la flor de mi boca.

La estación del tiempo aguarda los pasos,
mientras, acrecentemos este abecedario
en la inmemorial travesía de sabernos
…de latir y sabernos

testigo

el proverbial
destino.



Anna Francisca Rodas Iglesias
(Tuti)
© 

® Registrados derechos de autor

10 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Tienes una poética degustable. Espero regresar.

Saludos...

Samuel Rego dijo...

Parece que vuelves de muy lejos y tus lugares ya no son tan acogedores por la ausencia, por la presencia que te falta en la corta o en la larga distancia, que más da, cielo sin glorias.
Amar, amar de verdad, nunca es culpable aunque así se sienta.

Es una satisfacción volver a leerte.
Un cariñito desde el norte otoñal.

Ana Álvarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana Álvarez dijo...

Describes el dolor de la ausencia y del amor con regusto amargo, dejando un poso en cada resquicio de tus versos; como si amar y morir comulgasen en cada latido vacío -y lleno- que impregna ese silencio que deja inerme el alma en la soledad de uno mismo.

Maravillosas tus letras, Tutti. Eres única. Siempre mi enhorabuena y mi más cálido abrazo.

La abuela frescotona dijo...

"besar el regalo diario de un roce" suena doméstico y tibio... me quedo con ese renglon- muy triste soledad y muy bello... te abrazo

oscaralberto dijo...

el anhelo en el suspenso del alma, consume todas sus miradas el amor nostálgico..

un placer
saludos sinceros

josealfonsomartínez dijo...

Puesto que me he recreado en tu espacio, sería excesivamente largo comentarte. Déjame decirte que es muy difícil encontrar lugares exquisitos. Encontrado uno, permíteme linkearte.
Estaré al tanto de tus risas y sollozos.
Un beso.

elisa...lichazul dijo...

anna

desdoblarse y explayarse en su propio laberinto es una preciosa sensación , y que tú sabes manejar maravillosamente
felicitaciones por estos impresionantes versos, son de una belleza etérea y de una fuerza portentosa, combinación excelsa

un abracito de luz

Edu dijo...

Amar es hacer tiempo, lugar y momento y fijar poesia en el instante.
Un Saludo

Ignacio dijo...

Nadie dice que sea fácil, encontrar el vagón adecuado, para viajar junto al amor que seduce, nadie dice que sea fácil, vivir con un sentir, que otro no siente.

Besos.