miércoles, 14 de octubre de 2009

Umbrales

















Humean los espacios,
la sombra en el viento, orbita y persigue la nada.

Hay gotas que horadan los tejados

filtrando una caricia
a la madeja oscura que viste la almohada.

Nunca hablé del miedo a no despertar los sueños
oscuridad que aterra crepúsculos del pasado,
sin embargo,
temo al camisón de la nostalgia
-seda negra-
que envuelve los pasos al laberinto.

La mañana desnuda los nortes que se pierden.
Como una parada de estaciones sabe a despedidas
los minutos se niegan a completar el círculo
que les convertirá en destino.

No sabría cómo explicarle a este amor su ausencia
el por qué de la espera en entresijos que ruecan los tiempos.

Guárdeme la noche
              en su mirada.
Desvístame la prisa…queme este corazón
obsidianna en su ruta sosegando adioses
y, cuando la señal atraviese la puerta
¡quédese! Junto a mi palpitar, quédese
para no seguirle esperando.


Anna Francisca Rodas Iglesias
(Tuti)
© 

® Registrados derechos de autor

16 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Siempre es un gusto leerte.. son lujos de versos tu poemas..

excelente..

Un abrazo
Saludos fraternos...

La abuela frescotona dijo...

añoranzas de amores ausentes... que bello lo dices- un abrazo

salvadorpliego dijo...

Wowwwwwwwww... Lo mejor que he leído últimamente... Precioso!!!!!!!

Emilio dijo...

Pausada y profunda poesía, Tuti.

Excelente estrofa final muy reivindicativa.

Mis saludos.

elisa...lichazul dijo...

las ausencias vestidas en camisones de nostálgias
producen espasmos y desvelan toda noche , esperar desespera y las imagenes se vuelan al llegar el amanecer

BRAVO POETA!!
plasmas un momento y un sentir que me es muy muy conocido.
gracias por dejarlo tan belamente bordado


besitos de luz

Ignacio dijo...

Suele decirse de los umbrales que son el lugar donde pasar o por donde salir.
Aunque tu poesía es de entrada, sentido y sentimiento, para quedarse.
Besos.

oscaralberto dijo...

me has hecho emocionar de verdad, bellisimo..

un abrazo
Oscar

Samuel Rego dijo...

Profundo y melancólico sabor de ausencia.

Tuti, confío en que estés bien. Un abrazito.

Calvared dijo...

Como siempre, hallo en tus líneas ese fino deje de nostalgia, pasión y anhelo como una bella contradicción que busca la explicación de su misterio en los labios del deseo.
Hermoso poema, hermoso como el ópalo del amor que tanto cuesta de encontrar y que se esconde de nuestros ojos apareciendo en el momento más inesperado.
Un beso

Ana Álvarez dijo...

"temo al camisón de la nostalgia
-seda negra-
que envuelve los pasos al laberinto"

Tus palabras, siempre puñales sangrantes desde el alma -porque escribes con ella y desde ella- se deshacen en un universo donde nos impregnas de sentimientos conocidos y difícilmente de expresar de la manera magistral que tú lo haces.

Siempre mi enhorabuena, y mi abrazo amistoso.

Ángel González González dijo...

Arde. Cada palabra arde.Dulce e intensamente, arde.
¿Para qué mas?

Me encantó, Ana.
Tú tan genial como siempre.
Abrazos y hasta la vuelta.

Alejo dijo...

Saludos Tuti, tu poesía es placer para quienes te leen, así como el amor es el Oasis para el corazón.
Saludos de Alejo.

Senovilla dijo...

Pasar por aquí relaja el alma.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me tomé un Rivotril !

César Borgia

Tuti dijo...

Adolfo, eres sinónimo de fidelidad y cada visita tuya se agradece con el alma y la fuerza de mis palabras, gracias amigo.


Abue...algunos días pesan tanto...gracias por tu palabra que llega.

Eternamente agradecida por tu afecto a mis letras...sos grande.

Emilio, contar con tu apreciación es algo que motiva, gracias desde los umbrales que sumergen mi palabra.

Elisa, yo bien sensible...lloré con este comentario tan noble que me regalas...gracias desde mis puntos que se reconducen por los recovecos del alma.

Ignacio, bien vale quedarse donde sabemos que hallamos consonancias, siempre serás bienvenido en este espacio. Gracias.

Oscar, eso digo yo después de tu emoción...gracias por el afecto que siempre me dejas a montones en este rinconcito de sentires.

Samuel, algunos días se está mejor, los momentos suelen mordernos el bies del alma...eso. Este abracito profundo para vos.

Calvared...mi siempre amigo que entiende más que nadie las nostalgias, gracias por siempre.

Ana, qué grato es hallar seres de luz que, como vos, nos llevan a seguir cruzando umbrales para hallarnos...gracias mujer poeta de oro.

Ángel, mi flaco de sentires profundos y de amistad sobre los tiempos...qué decirte, si cada visita tuya significa más de lo que imaginas. GRACIAS.

A ti Alejo por recepcionarme con tanto aprecio, gracias desde mi sentir al tuyo.

Senovilla, siempre es tu casa y en ella se queda un poco de tu alma cada que me visitas. Gracias mi siempre amigo.

César, no exceder la dosis eh.

Gracias con mi corazón para todos.

Pilar Gorricho. dijo...

Precioso ,en toda su extensión mi querida Tuti ,es un placer poder entrar en tu espacio ,además de seguirte en nuestro común espacio de mundo poesía.
Gracias por ser y estar poeta de vida.