lunes, 9 de noviembre de 2009

Derrota



















Es hora de rendirse
de obstinaciones doblegadas a los pies de un domingo
que acalla sus campanas.

De presentir sin predicciones al cruce de líneas.

Vados contra corriente

sumergidos al remolino, sin retornos
-en la entrega-

Absortos

en penumbras respirando alientos,
escabulléndonos en pasos intrínsecos
caídos de insomnios
contra-cara al crepúsculo
en miradas al infinito.

Es la hora
de ahogar el grito entre sábanas
de hacer plegaria sumidos en la veta de otros ojos;
del clamor acallado exudándose
amándonos en ráfagas lentas...de caricias

Es la hora
de fundirnos,
de sembrarnos y regarnos
de crepitar y avivarnos
(sin escudos)

derrota de amor, in-crescendo

-
Anna Francisca Rodas Iglesias
(Tuti)
© 

® Reservados derechos de autor


15 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

ES la hora de entregarnos a tus versos..

Excelente..

Un abrazo
Saludos fraternos

Que tengas una semana excelente.

Samuel Rego dijo...

Amar, amar con la fuerza de la desesperación, como si no hubiese mañana. Que el péndulo del destino nos lleve donde deba.

Tres veces lo he leido y tres veces lo he sentido.
te dejo un beso.

Emilio dijo...

Es hora de aplaudir estos versos.

Un abrazo.

David dijo...

Hora de perderse en tu tiempo.
Hora de fugarse entre tus horas.
Hora de que sea en punto y seguido a tu preciosos versos.
Un beso.

oscaralberto dijo...

tiempo para estar en silencio
dejar morir lo moribundo
y ver crecer lo que va naciendo..

me gustó mucho
un abrazo
Oscar

ingrid dijo...

Tus lineas son inpiradoras no conocia la capacidad de profundizar en el alma de esta manera.Siempre sabras q cuentas con migo cuan y donde lo necesites siempre te he envidiado (de vuena manera) y ahora despues de esto me siento muy orgullosa de algun dia haber pertenecido anque fuera por poco tiempo a tu familia q desde luego seguire sintiendo como mia. Siempre habra un lazo fino pero resistente q nos unira siempre q es es el amor a tu hermano y tu familia estoy orgullosa de ti un beso.

Walter Portilla dijo...

Es ese amor, Anna Francisca, el amor sublime entre la piel y el deseo, del que no se huye, se rinde como dices, se entrega uno sin reservas y se siembra para revivir en otros. me gustó mucho tu descripción en versos, siempre profundos. Un beso Anna.

santiago dijo...

sencillamente hermoso.
Un placer volver a leerte

Edu dijo...

Derrota, pero el corazon siempre buscara la victoria en cuestiones del amor.
Un Saludo

Laura Wágner - Todos los derechos reservados dijo...

este escrito me hizo bordar algunos tejidos deshilados que tenia!!! un besito

Ignacio dijo...

Cuando se habla de derrotas es porque se ha luchado, y todo queda, lo peor de todo es no tener nunca la certeza de lo que pudiera haber ocurrido...
Besos.

trendeotonyo dijo...

Admirable poema, Anna. No conocía tu blog y agradezco a Rosario por particápármelo. Una ocasión más para el deleite.
Que te lleguen besos desde la bahía.

La abuela frescotona dijo...

si todas las derrotas fuesen remolinos de pasión compartida...que bello mundo seria este,hermosa poesía ,un abrazo querida amiga

elisa...lichazul dijo...

la pasión crepita en cada verso
y se eleva en su pira hasta la gloria

un placer leerte
besitos de luz

Matias Daille dijo...

muchas gracias por dar un toque de mañana a esta noche en la que tomo caminos distantes a mi misma personalidad.

me recuerda el recorrido de la vida cada mañana, cada dia de la semana y como aveces la luz del son te despierta de una bofetada al madrugar.

sigue asi