lunes, 6 de febrero de 2012

Soy, tu mujer de mar...








No se arrebatan ausencias…
es elección quedarnos ante la hoguera
para atestiguar no ser aves de paso
sobre una selva enraizada al destino.

Hoy te observa mi cielo de noviembre
y es taciturna la silueta reposada del asombro
ante esta necesidad de dibujarte.

¿Qué tanto podría estallar en tus dedos
... qué tanto?
Todavía impacienta la manzana su onírico bajío.
Estamos a punto de quemar los barcos,
Calipso observa
besa el sueño y observa el reloj de arena
en una esquina, esperando, esperándonos.

Cómo explico la talla que desprenden las miradas
ante esta estación inútil… si no llegas.
Cómo suelto las riendas del silencio para diseccionar mil abrazos
bajo un ábside en hiedras

que no somos aves de paso, no…

Soy tu mujer de mar,
de mar dispuesta a tus velas

 
Anna Francisca Rodas Iglesias
(Tuti)
© Copyright
® Registrados derechos de autor

8 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Hola Anna.
Hermosa entrega.
Seguramente llegará a tu orilla y te tomará en su brazos.
No puede ser de otra manera.
Un abrazo.
Alicia

TRILCE dijo...

Un ramillete de sensaciones que salen de un océano bravío y silente, amor, deseo, esperanza y nostalgia.

David dijo...

El encanto del sentir con la fuerza de la pasión y la belleza del corazón.
Hermoso, vida....pura vida.
Un beso.

Adolfo Payés dijo...

Que lindo es volver a tu espacio después de tanto tiempo..

Disfruto de tu poesía siempre..


Un abrazo
Saludos fraternos..

Daniel dijo...

Cómo soltar las riendas del silencio y diseccionarlo en mil abrazos cuando se ha perdido la génesis que lo originó y con él los argumentos para amar.

Traspasas todos los silencios y los vuelves sentimientos con voces propias. Otra belleza.

Mi afecto presente.Siempre.

David C. dijo...

Bonito poema compartes con nosotros.

Anónimo dijo...

Este poema es una joyita literaria...
Te mando un gran abrazo.

Salvador Pliego

Tuti dijo...

Alicia, tu amabilidad para con mis letras no tiene límites... Gracias por acompañarme.

Trilce, reciba mi gratitud por expresarme su sentir en la visita a mi espacio.

David, sus palabras alientan. Muchas gracias.

Adolfo, y yo disfruto la suya aunque suelo egoistamente ir a su espacio y la mayoría de veces leo en silencio. Un fuerte abrazo.

Daniel, yo me quedo sin palabras ante la fuerza de su compañía...GRACIAS...SIEMPRE GRACIAS.

David C. Hasta su hermosa tierra que tengo el privilegio de conocer y amar le envío mi gratitud por sus buenos recomendados de cine.

Salvador, a usted muchas gracias por visitar mis letras. Un abrazo.