viernes, 10 de abril de 2009

Antídoto

Atavío de luces encendido en umbrales
¡Acúdeme! cuando la noche apague
cuando rompa el desvelo bajo esta gota
quemada en tu beso.

No hay cielo sobre la esfera invertida
si pisas el frenesí, desde la coronada encina
inmóvil y férrea
tibia y callada al remolino ardiente de su centro.
Longitud que nunca alcanzas a medir este aguacero
desbordando océanos en mi nombre.

Sin pausas
sin pausas que el tiempo me baila la sombra
desde el oráculo inmisericorde de la muerte.

Qué corcel vadeó las cometas sumergidas de sueños.
Quién respiró mis vientos apostillados de sal y bruma
desde la venda que pretendió el letargo a la existencia.

Qué espada cortó la noche.


Fue poca la inmensidad
nos supo a poco
y fuimos antídoto donde el áspid inoculó la sangre a los ríos

No te buscaba y me volcaste...

El fruto, ha madurado despacio
(muérdeme)
que anuncio un temporal resonando campanas
al puerto de tu boca.



Anna Francisca Rodas Iglesias
(Tuti)
© Copyright
® Registrados derechos de autor



12 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Grande es que hayas llegado y que yo te lea. "No te buscaba y me volcaste la sombra.", este veros tiene más poesía que esa fotto tuya con que publicas, aún en Mundopoesía.

Me encantó leerte. Ojalá pudiéramos compartir más versos.


Un abarzo desde Medellín

Adolfo Payés dijo...

ese fruto he tomado, tus versos antídoto de mi silencio, en esta noche de insomnio..

hermosos versos..

saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo inmneso

que tengas un excelente fin de semana

azpeitia dijo...

Los versos vuelan y se envuelven en círculos cerrados que acunan tus deseos...enhorabuena...un abrazo de azpeitia

Calvared dijo...

Apasionado, pasional, de bellísimos reflejos amorosos. Una magistral obra que deja descolgarse de su alma esos reflejos que asaetan los corazones con los dardos de la sugestión y el anhelo. Genial cierre con esa necesidad palpitante que muestran los últimos versos. El tiempo ha de ser el crisol adecuado donde se forjarán esos lazos que nacen de los entresijos voluptuosos de una amor creciente.
Una obra exquisita.
Besos

Jesús Arroyo dijo...

Hola:
Un poema tan lleno de pasión hace releer sus versos mientras el cuerpo siente un escalofrío.
Muy bueno.

Emilio Ariza dijo...

Siempre tan pasional, con ese toque caníbal al final del poema,
- muérdeme-, una extasiada invitación para saborear la cosecha de tú cuerpo, bufet libre je je je, Un abrazo y beso grande amiga

Poétic@ dijo...

Exquisito tu blog y aún más tu poesía,me quedo en estos versos que saben de lugares, colores, texturas...un hallazgo.

Anónimo dijo...

Sos un amor Tutti, gracias por ser tan buena amiga, espero que te encuentres muy a gusto junto a tu familia en estas pascuas yo desde aquí te estaré deseando la más completa felicidad para vos y tus proyectos.

Un beso grande.



Gustavo Cavicchia.

Angel Valles C. dijo...

Tus poemas son tan intimamente personales que afecta, no poderlos atrapar en letras, en versos. Son tuyos pero se cuelan a travès de los sentidos dejando caer un suspiro sobre la red de los sentidos... Gracias Anna por compartir la poesía...
aa-angel

Carla dijo...

Cuanta pasion en esas letras!
Me ha encantado1

cibersan dijo...

esta chevere tu blog...segui posteando...felicidades!

ahi te dejo para que lo cheques:

www.tumentepoderosa.blogspot.com

fer

Leni dijo...

La espada no corta el poema.
La hodura la crean los versos cadentes qe susurran imágenes que sybyugan al lector.
Bellíimo Tutti
Siempre un placer leerte.

Un beso