miércoles, 15 de mayo de 2013

Muñeca rota


Como un sepulcro, cinco gotas de insomnio


Él trenza un tambor para la guerra
Ella, agoniza ante el rito

Nada sabemos

en la tierra de nadie
semilla de unos
fruto de otros

Las moscas, agónicas, dibujan el tedio
El olor del chocolate guía la niebla,
mientras, danza lo efímero

Estoy libando la creencia del origen

Hago presencia en el pueblo de mi infancia

busco un rincón que aligere exilios,
un rincón donde la sangre de tu sangre
recobre su nombre

Mi continente, eran tus manos,

hoy
no me alcanzan


 ©
Anna Francisca Rodas Iglesias - Tuti

4 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Sutil y elegante erotismo brota de tus versos. Es siempre un placer pasar por tu página y leerte.
Un abrazo fuerte,
Leo

Tuti dijo...

Gracias Leonel por esa sonrisa que ilumina donde tocas y por tus palabras que alientan.

Otro abrazo para vos.

devoroux dijo...

siglos sin leerte, me encanto visitarte...saludos

Tuti dijo...

Dev, vos siempre tan fiel a mi página. Gracias por llegar a este espacio de puertas abiertas y dejar el calor de tu presencia.